Aunque las causas exactas por las que se inicia este proceso continúan sin conocerse, se cree que su origen puede ser multifactorial, es decir, que pueden estar implicados diversos factores a dos niveles:

 

Factores constitucionales (internos): genéticos, hormonales.

Factores ambientales (externos): virus, bacterias, tóxicos, etc.