Diagnóstico

Pruebas para diagnosticar la enfermedad de Sjögren:

 

Historia clínica detallada. Incluye la cronología de los síntomas, cambios en ojos, boca, cansancio, ansiedad, dolor en los músculos y articulaciones, duración de los síntomas, medicación que esté tomando, etc.

Exploración física completa. Incluye revisión de ojos, boca, ganglios, glándulas salivales y palpamiento de órganos.

Analítica completa que incluya inmunología para evaluar la necesidad de realizar pruebas de estudio específicas de la enfermedad. Las principales pruebas inmunológicas se realizan mediante un análisis de sangre para la determinación de:

  • Anticuerpos Antinucleares (ANAs). Los ANA son un grupo de anticuerpos que reaccionan contra los componentes normales del núcleo celular. Cerca del 90% de los pacientes con Sjögren dan positivo en esta prueba, sin embargo su presencia nunca confirma por sí sola la existencia de la enfermedad.
  • Factor Reumatoide (FR). Suele ser indicativo de una enfermedad reumatológica como la artritis reumatoide (AR), lupus y Sjögren. Aunque la mitad de los pacientes con Sjögren la puedan tener positiva tampoco confirma la enfermedad, pero tenerla positiva aumenta el riesgo de tener un Sjögren.
  • Anti Ro (o SS-A) y Anti La (o SS-B). Estos anticuerpos son los marcadores para Sjögren. Hasta el 80% de los pacientes de Sjögren son positivos para Ro y el 40% son positivos para La. Aunque son anticuerpos que pueden tener pacientes con otras enfermedades autoinmunes (principalmente lupus, miositis o esclerodermia), el resultado positivo para Ro se considera muy indicativo de la enfermedad hasta tal punto que actualmente se considera el principal marcador inmunológico de la enfermedad.
  • Velocidad de sedimentación globular (VSG). Esta prueba mide la inflamación. Una VSG elevada indica la presencia de un proceso inflamatorio, incluido el Sjögren.
  • Crioglobulinas. Son proteínas sanguíneas que participan en las reacciones inmunitarias y se detectan en aproximadamente el 10% de pacientes con Sjögren.
  • Complemento. Los factores de complemento C3 y C4 aparecen disminuidos en un 15% de pacientes con Sjögren.

 

Pruebas/ exploraciones para estudiar la funcionalidad de las glándulas salivales:

 

  • Exploración oftalmológica para medir el grado de sequedad ocular y las posibles lesiones derivadas de la sequedad.
  • Flujo salival para medir la cantidad de saliva que se produce durante un cierto período de tiempo.
  • Gammagrafía salival. Es una prueba de medicina nuclear que estudia el funcionamiento de las glándulas salivales mayores. Utiliza la clasificación Schall que tiene 4 grados, desde el Grado  I que es funcionamiento normal hasta el Grado  IV que es el de máxima afectación de las glándulas. Esta prueba mide como funcionan las glándulas pero no clasifica la enfermedad en grados. Consiste en administrar un contraste intravenoso y hacer radiografías simples para cuantificar la cantidad de contraste que captan las glándulas.
  • Ecografía. Es una técnica de imagen muy prometedora en la evaluación de pacientes con Sjögren y su uso se está extendiendo mucho en los últimos años. Permite de forma rápida e indolora evaluar la forma de las glándulas salivales y detectar alteraciones que aparecen típicamente en la enfermedad de Sjögren.
  • Biopsia de la glándula salival menor. Puede ser necesaria para confirmar la infiltración de células inflamatorias (linfocíticas) de las glándulas salivales menores. Generalmente se hace en el labio inferior mediante la extracción de un pequeño trozo de tejido del labio. Debe ser realizada por expertos en la técnica ya que una realización incorrecta puede dejar secuelas crónicas. Esta prueba se reserva para los casos de diagnóstico más complicado.

La combinación e integración de todas estas pruebas para llegar al diagnóstico final se deben realizar aplicando los criterios internacionales ACR/EULAR 2016. En ocasiones puede haber personas que no cumplan estos “criterios” y que en cambio el especialista considere que sí tienen la enfermedad. En estos casos, se aconseja que el diagnóstico, en contra de los criterios establecidos sea realizado por expertos en la enfermedad que tengan una larga experiencia y reconocimiento internacional.

 

Referencias:
Ramos Casals M., Brito-Zerón P., Sisó-Almirall A., Bosch X. Primary Sjögren syndrome. BMJ. 2012 Jun 14;344:e3821
Dr. Juan Carlos Nieto G. Métodos de imagen como herramienta de diagnóstico en el síndrome de Sjögren. Servicio de Reumatología. H.G.U. Gregorio Marañón. Madrid
Fecha actualización: 08 /11 /2021
© 2018 Diseño y desarrollo SAO Branding. | Arquitectura del sitio
El presente sitio web podrá utilizar cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies utilizadas y su desactivación pincha aquí